domingo, 7 de marzo de 2010


Sierras Madres. Este nombre es el que tradicionalmente se aplica en México a las principales cadenas montañosas, representadas por los elementos mencionados a continuación:
Las montañas de plegamiento con batolitos, y algunas rocas eruptivas que se han descrito como Sierras Cercanas al Océano Pacífico de Norteamérica, se continúan en las Sierras de Baja California, la Sierra Madre del Sur y la Sierra Madre de Chiapas.
Las Montañas Rocallosas, el elemento principal del relieve de Norteamérica, tiene su prolongación en la Sierra Madre Occidental, los plegamientos que atraviesan México septentrional, a la altura del paralelo 20° N, la Sierra Madre Oriental, la Sierra Volcánica Transversal, así como en las mesetas y Sierras del Norte de Chiapas.
Entre estos elementos montañosos principales se encuentra una serie de depresiones intermontanas como la depresión que conforma el Golfo de California, la Depresión del Río Balsas, la depresión que corresponde a los ríos Tehuacán y Tomellín y, por último, la Depresión Central de Chiapas. En estas depresiones son frecuentes las rocas cuaternarias (llanuras costeras de Sonora y Sinaloa), aunque también se hallan rocas sedimentarias de otras épocas (depresión del Balsas y depresión central de Chiapas) y, algunas veces, lava volcánica moderna (depresión del Balsas).
Las montañas centroamericanas y antillanas. En América Central y las Antillas las montañas son de dos tipos principales:
• Montañas de plegamiento, que son la continuación de las Rocallosas y Sierras Madres.
• Montañas formadas por edificios volcánicos.
U2004M011
Sierra Madre de Chiapas
Son montañas de plegamiento, compuestas principalmente de rocas de magma, las que se sitúan al este de la Sierra Madre de Chiapas, los Altos de Guatemala y las Sierras septentrionales de Honduras y de Nicaragua, y las montañas de Jamaica y del suroeste de Haití.
Las montañas de plegamiento, que son continuación de la Sierra Septentrional de Chiapas, como las montañas guatemaltecas situadas al norte del lago Izabal, la sierra de Cockscomb, en Belice; la Sierra Maestra del oriente de Cuba, las montañas del noroeste de Haití, las Sierras Centrales de Santo Domingo y de Puerto Rico y las Islas Vírgenes.
Entre estos dos elementos se encuentra una serie de sinclinorios: la depresión del lago Izabal, la Gran Hoya de Bartlett, entre Cuba y Jamaica; el Golfo de Gonaives, en el oeste de Haití, y la depresión de Enriquillo, en Santo Domingo.
Del segundo tipo son los elementos que a continuación se señalan:
• La Sierra Volcánica que comienza al sur de Guatemala y se prolonga cerca del Océano Pacífico hasta el istmo de Panamá.
• El archipiélago de islas volcánicas que se extiende entre las islas Vírgenes y la isla de Trinidad, pero que excluye a estos elementos insulares.
Entre las montañas del norte de Honduras y de Nicaragua, de un lado, y la Sierra Volcánica de Nicaragua y Costa Rica, del otro, se encuentra la depresión de los lagos Nicaragua y Managua.
Andes Sudamericanos
Esta gran cordillera está formada por plegamientos que atraviesan de Sur a Norte toda América del Sur, en regiones cercanas al Océano Pacífico. A estos plegamientos los cubren en algunas regiones grandes capas de lava y toba volcánica, o edificios volcánicos, todos modernos, en los que predomina la andesita, es decir, una roca menos básica que el basalto.
U2004M012
Andes chileno
En Chile y Argentina, los Andes constituyen una gran cordillera principal, en Perú y Bolivia existen dos grandes cordilleras, una oriental y otra occidental, entre las cuales se encuentra la Altiplanicie peruano boliviana, que está formada por mesetas interiores de rellenamiento lacustre, como la del lago Titicaca, por ejemplo.
En Ecuador también los Andes forman un gran macizo de montañas semejantes al de Chile, pero limitado al este y al oeste del país por dos sistemas montañosos.
En Colombia, los Andes se dividen en tres cordilleras: la oriental, la central y la occidental, entre las cuales se extienden depresiones y llanuras fluviales, sobre las que corren los ríos Magdalena y Cauca. En Venezuela, los Andes ya orientados de este a oeste, como ocurre en Centroamérica con las montañas de Guatemala, Honduras y Nicaragua, se prolongan a lo largo de toda la costa septentrional hasta quedar sumergidos y formar, más adelante, la isla Trinidad.
Las montañas antiguas
Entre las montañas antiguas de América pueden mencionarse las Montañas Apalaches en Norteamérica; así como el macizo montañoso de la Guayana y el macizo montañoso de Brasil, en Sudamérica.
Los Apalaches. Se extienden desde cerca de la costa del Golfo de México, al norte de la Florida, hasta la isla de Terranova, atravesando el este de los Estados Unidos y una pequeña zona del orienta de Canadá. Se formaron durante la revolución geológica Apalachiana, a fines del Paleozoico, época en que debieron tener una gran elevación. Incluyen las montañas Apalaches propiamente dichas, al centro, las mesetas apalachianas, de denudación o desgaste, al oeste, y las mesetas de piedemonte, al este.
U2004M013
Arte en los montes Apalaches
Las montañas de la Guayana. Constituyen un gran macizo que se extiende de este a oeste entre las cuencas de los ríos Orinoco, al noroeste, y Amazonas, al sur.
Las montañas de Brasil. Al sur del río Amazonas, ocupando extensas regiones del centro y oriente de Brasil, se encuentran las regiones elevadas que reciben el nombre de macizo de Brasil donde, como en Norteamérica, predominan las rocas azoicas, proterozoicas y paleozoicas; pero en la región sur de las montañas se encuentra una extensa área de mesetas o llanuras cubiertas de lava o toba volcánica moderna.
Por la naturaleza de sus rocas, el Macizo de Brasil puede considerarse como formado por montañas magmáticas antiguas. Sin embargo, en algunas regiones de este macizo existen mesetas interiores que son principalmente de denudación o desgaste, y en su región noreste está atravesado, de sur a norte, por la importante cuenca del río San Francisco.
Llanuras y mesetas centrales. Entre los elementos montañosos americanos se encuentra una serie de llanuras y mesetas, entre las cuales son más destacadas el Escudo Canadiense, la Llanura del Misisipi, las Grandes Llanuras del Oeste y la Altiplanicie Mexicana, que se ubican en Norteamérica; los Llanos del Orinoco, las Llanuras del Amazonas, el Chaco, la Pampa, la Patagonia, en Sudamérica.
U2004M014
Llanos del Orinoco
El Escudo Canadiense. Se extiende por casi todo el norte y este de Canadá y recibe el nombre de escudo por la forma del relieve de la región, que se asemeja a un escudo de guerra. Es una región formada por masas magmáticas y metamórficas antiguas en casi toda su extensión, excepto en sus bordes, donde existen rocas sedimentarias paleozoicas.
La presencia de rocas tan antiguas, como las azoicas, proterozoicas y paleozoicas, se explica por el hecho de que es una región de la Tierra que ha estado durante mucho tiempo por encima del nivel del mar y, como consecuencia de ello, ha sufrido una intensa denudación.
Esta región estuvo cubierta de hielo durante el Pleistoceno, por lo cual, a lo largo de los límites glaciares continentales de la época, se formaron numerosos lagos y grandes ríos. Entre estos pueden mencionarse los Grandes Lagos: Superior, Michigan, Hurón, Erie y Ontario, ubicados entre los límites de Canadá y Estados Unidos. Los lagos Grande de Osos, Grande de Esclavos y el Athabasca, que desaguan en el río Mackenzie; el lago Winnipeg, que afluye en el río Nelson. Además otros lagos que desaguan en el río Churchill.
Grandes Llanuras. Es el nombre genérico de una región regada por tributarios de los ríos Mackenzie, Churchill, Nelson y Misisipi, que abarca el sur y el centro de Canadá, así como el este de estados Unidos, que está integrada de mesetas poco elevadas de piedemonte y compuestas principalmente de rocas del mesozoico y del terciario que ha sufrido escasa denudación debido al clima seco.
Llanuras del Misisipi. Se ubican al sur de los Grandes Lagos, al oeste de las montañas Apalaches y al este de los Grandes Llanos. Es una región de planicies bajas, denudada por afluentes del río Misisipi, formadas por rocas sedimentarias de diversos periodos; pero a lo largo del río y en su delta tiene extensas llanuras fluviales de sedimentos del cuaternario.
Altiplanicie Mexicana. Se considera la continuación de las Grandes Llanuras. Al igual que estas, está formada por rocas del Mesozoico, pero presenta rocas del cuaternario, debido a que está compuesta de mesetas altas de sedimentación o rellenamiento. Como límite entre las grandes Llanuras y la altiplanicie Mexicana está el río Bravo, cuyo principal afluente mexicano es el río Conchos.
Llanos del Orinoco. Limitan al norte con los Andes Venezolanos, al oeste con la Cordillera Andina Oriental, de Colombia, y al sur por el Macizo de Guayana. Son de denudación, excepto a lo largo del río Orinoco y su delta, en donde las llanuras son fluviales.
Llanuras del Amazonas. Se encuentran entre las montañas de la Guayana, las de Brasil y los Andes y están formadas por rocas sedimentarias de diversas épocas, con predominio de los materiales terciarios en toda la zona occidental, que es de denudación. Por el contrario, a lo largo del Amazonas y sus afluentes, así como del delta mismo, son extensas las llanuras fluviales sedimentarias del cuaternario.
U2004M015
Llanuras del Amazonas
El Chaco y la Pampa. Entre las montañas del Brasil, que se encuentran al norte y este, y los Andes, situados al oeste, se localizan extensas regiones de llanuras, como el Chaco y la Pampa.
Estas llanuras son casi todas de piedemonte y están formadas principalmente de sedimentos del cuaternario. A lo largo de esta región corre el gran río Paraná, con numerosos afluentes. En estos ríos se han formado las correspondientes llanuras fluviales.
Patagonia. Al sur de la Pampa, y limitada con el Océano Atlántico al este, y al oeste con los Andes, se encuentran las llanuras de la Patagonia. Es una llanura costera de levantamiento formada principalmente de sedimentos cuaternarios, que en parte corresponden al clima seco. En el extremo sur de la Patagonia y en la isla de Tierra de Fuego las llanuras son glaciales.
Llanura Costera Noratlántica. Al este de Estados Unidos y bordeando todo el Golfo de México, se encuentra la extensa Llanura Costera Noratlántica. Son tierras que comenzaron a levantarse en el mesozoico, que continuaron levantándose durante el terciario y que aún en el cuaternario han sufrido un proceso de elevación.
U2004M016
Impresionante belleza de la Patagonia chilena
En las regiones continentales de esta zona se encuentran dispuestas desde el exterior al interior y en forma concéntrica, rocas del mesozoico, terciario y cuaternario, todas de origen marino principalmente y, sólo en la desembocadura de los grandes ríos (Misisipi, Papaloapan, Coatzacoalcos, Grijalva y Usumacinta) predominan las llanuras fluviales sedimentarias del cuaternario.
En las penínsulas de Florida y Yucatán, así como en las regiones centrales y occidentales de Cuba, se presentan grandes extensiones de karst.
Llanuras Costeras del Pacífico. A lo largo de la costa del Océano pacífico existen pocas extensiones de llanuras costeras. En estas llanuras son frecuentes los sedimentos del cuaternario, excepto en el norte de Chile, Perú y la costa occidental de Baja California, donde los terrenos cuaternarios son propios de clima seco.
En Canadá tienen una prolongación en la isla de Vancouver y en el archipiélago de la Reina Carlota; así como en el sur de Chile, en la isla de Chiloé y en el archipiélago de los Chonos.
Clima y vegetación.
Al conjugarse diversos factores como estar limitados por los dos más grandes océanos, que cuentan con corrientes marinas cálidas y frías, la extensión de su territorio en el sentido de la latitud, así como la existencia de largas cadenas montañosas, el continente americano presenta una gran variedad de climas y especies vegetales.
U2004M017
Aves de Chile en el archipiélago de los Chonos
De acuerdo con la clasificación de Köppen, en América encontramos todos los tipos fundamentales del clima, como se indican a continuación:
• Clima tropical húmedo lluvias todo el año (Af). Se localiza en las regiones ecuatoriales y lugares cercanos a ellas, como la cuenca del río Amazonas. A este clima le corresponde el tipo de vegetación de selva.
La vida animal esta representada por los pájaros de brillantes colores, mariposas muy diversas, monos de todas clases, reptiles, jaguares y gran variedad de insectos.
• Clima tropical con lluvias de verano (Aw). Se distribuye principalmente en las llanuras del Orinoco y el sur de Brasil. La temperatura en esta zona climática de América es elevada, pero su humedad disminuye paulatinamente conformo no alejarnos de la selva ecuatorial.
Hay una combinación de periodos de lluvia con sequía, condiciones que caracterizan a la sabana americana. Aquí la vegetación herbácea se caracteriza por la presencia de altas gramíneas. En las costas de esta zona tropical prosperan amplios terrenos de manglares y palmeras.
U2004M018
Ave tropical
En los lugares poco poblados, la fauna silvestre, esta representada por especies de carnívoros como los jaguares y los pumas; por pequeños herbívoros, como los conejos y las liebres. Cerca de las porciones habitadas prospera la cría de ganado vacuno, cabrío, porcino y lanar.
• Clima tropical con lluvias de monzón en verano (Am). Abarca zonas de las costas del Golfo de México y noroeste de Brasil, en donde es importante la acción de los ciclones tropicales, que aumentan la precipitación en verano. Su vegetación natural es el bosque tropical.
• Climas seco estepario (BS) y seco desértico (BW). Se distribuyen en el norte, el noroeste y Baja California, en México; los Grandes Llanos y el suroeste de los Estados Unidos; las costas de Perú y el norte de Chile; además las llanuras de la Patagonia. La característica vegetación herbáceas y la pobreza de los árboles se deben a la escasez de las lluvias.
Donde la sequía se acentúa más, la vegetación es xerófilas o no existe. Como su flora es escasa, la fauna de las zonas con clima desértico en América se compone generalmente de reptiles y pequeños roedores. En las comarcas de climas esteparios prospera la fauna doméstica. Grandes rebaños de ganado bovino, lanar y caballar se alimentan de vegetación herbácea de estas áreas.
• Clima templado con lluvias en verano (Cf). Está diferenciado por una abundante lluvia monzónica en verano causada por los vientos húmedos del este o por ciclones tropicales. Se encuentra distribuido en el sureste de Estados Unidos, sur de Brasil y la cuenca del río Paraná. Corresponde a este clima una vegetación de bosques y una fauna doméstica.
• Clima templado con lluvias de convección en verano (Cw). Es el clima característico de las mesetas que se encuentran al sur de la Altiplanicie Mexicana. Se distribuye en la Altiplanicie Mexicana, en las regiones montañosas de América Central y en los Andes Sudamericanos. Presenta vegetación herbácea. Corresponde a este clima una vegetación herbácea, conocida como estepa tropical.
U2004M019
Jaguar americano
• Clima templado con lluvias en invierno (Cs). De tipo mediterráneo, se localiza en porciones de las costas del Pacífico, al suroeste de Estados Unidos, al noroeste de México y el centro de Chile. Su vegetación de matorrales y herbácea, es la característica de las zonas mediterráneas del globo. El terreno de estos lugares es favorable para el cultivo del olivo, la vid, cítricos y la palmera datilera.
• Clima templado con lluvias todo el año (Cf). Corresponde a casi todo Alaska, porciones del noroeste de Estados Unidos, al sur de los Grandes Lagos y a las costas del occidente de Canadá. Su flora se compone de bosques que alternan con árboles de hojas caducas y coníferas.
• Clima frío con lluvias todo el año (Df). Clima del centro de Canadá y el extremo del sur de Chile. La flora característica de esta zona es de bosque de coníferas.
• Clima polar de Tundra (ET). Es el clima propio de las altas latitudes, donde las temperaturas son muy frías durante todo el año. Se localiza en el norte de Canadá, costas de Alaska, norte de Groenlandia y el extremo sur de las costas de Chile. Por las condiciones del clima el suelo se cubre de hielo durante la mayor parte del año y evita el desarrollo de la vegetación general. La flora se compone sólo de líquenes, musgos y coníferas muy pequeñas.
• Clima polar de alta montaña (EB). Con las características de los climas polares de tundra y de hielos perpetuos, debido a la altitud, se halla en las regiones elevadas de las Rocallosas, las Sierras Madres y de los Andes.
Vegetación
U2004M020
Palmera datilera
Esta distribución climática determina la existencia de ciertas especies vegetales características distribuidas en las regiones fitogeográficas holártica, neointertropical y antárticoandina.
• Región holártica. Comprende casi toda Norteamérica, engloba territorios de las climáticas B, C, D Y E. A partir de las costas septentrionales, las regiones naturales se distribuyen de la siguiente manera: primero está la tundra, en la cual sobresalen líquenes, musgos, árboles enanos y algunas herbáceas; a continuación está el bosque de coníferas, también llamado taiga, en donde las coníferas son representadas por pinos y abetos, asimismo, se hallan especies de hojas caducas, como abedules, alisos, robles, álamos, encinos, hayas y castaños; luego se sitúa la pradera, de herbáceas; finalmente, más al sur, se encuentran zonas desérticas y semidesérticas, con xerófilas peculiares como agaves, cactos, mezquites y yucas.
• Región neointertropical. Abarca grandes extensiones del sur y sureste de México, así como América Central. Como regiones naturales están la selva tropical, donde son especies típicas la palmera, la caoba, el cedro rojo, el caucho, la ceiba, el palo de Brasil, el palo de Campeche, leguminosas y epiquitas; la sabana, con herbáceas y con especies originarias como el maíz, la calabaza y la yuca.
Hay un predominio de los climas de la zona tropical (A); aunque en algunas partes la altitud determina la existencia de climas de las zonas templada y seca, como el templado con lluvias en verano (Cw), donde existe vegetación propia de las regiones holártica y antárticoandina, y seco estepario (BS) y seco desértico (BW), con su respectiva vegetación de algunas herbáceas xerófilas.
• Región antárticoandina. El extremo sur de Chile tiene clima polar de tundra ET, presente praderas, de vegetación herbácea, entre las que la Pampa argentina y la Puna Peruano boliviana son las más conocidas. La papa es característica de los Andes Sudamericanos, y en las regiones llanas se encuentra el quebracho, el ombú y el mate, que es un arbusto típico de la región. Existe vegetación xerófila, entre cuyas plantas pueden mencionarse el algarrobo del Chaco.
U2004M022
Abedul
• En el sureste de Brasil, y sobre todo en Chile, los árboles están representados por coníferas del género araucaria. Los musgos y líquenes se encuentran en regiones de gran altitud en las montañas meridionales de Chile.
Contrastes culturales y económicos.
Debido a las diferencias culturales que existen entre la población del noreste con la del resto del continente Americano, se acostumbra dividirle en dos grandes regiones culturales denominadas América Anglosajona y América Latina.
El punto de vista inicial para establecer esta regionalización parte de la distribución lingüística. En América del Norte, predomina la población que habla el inglés, de la familia lingüística germana, que es de origen sajón; por su parte, los países localizados al sur del río Bravo hablan, en su mayoría, español y portugués, que derivan de la familia románica o latina.
En la realidad no es tan fácil establecer el límite entre las dos regiones, puesto que los idiomas de la familia latina se hablan en Estados Unidos y Canadá. El español es el idioma de una gran cantidad de pobladores de California y Texas, que son descendientes de los mexicanos que vivían en esos lugares antes de la invasión estadounidense, o que ha inmigrado, legal o ilegalmente, en busca de mejorar sus condiciones de vida.
En otras regiones de la Unión Americana existen importantes grupos de latinos, como en Nueva York, donde se concentran los puertorriqueños, con derecho a inmigrar, ya que su patria es parte colonial estadounidense; los cubanos, que han llegado en considerable número primero al consumarse la revolución en Cuba y después, al intensificarse el bloqueo económico y la presión política contra el gobierno de Fidel Castro.
U2004M023
Cubanos en Miami
Además existen dominicanos, nicaragüenses, salvadoreños en diversas áreas de los Estados Unidos. Por otra parte, en Canadá está la provincia de Quebec, en donde la población tiene como idioma el francés, el cual también se clasifica dentro de la familia latina, por lo que esta región canadiense se puede considerar parte de Latinoamérica.
Más al sur, en Belice se habla oficialmente el inglés; así como en Jamaica, Trinidad y Tobago y Dominica. Estos Estados podrían, solamente considerando el idioma hablado por sus habitantes, formar parte de América Anglosajona.
Sin embargo hay que considerar otros factores, como el grado de desarrollo económico, para determinar la ubicación de estos países dentro de alguna de estas dos regiones culturales de América.
Algunos autores emplean el término Ibero América para incluir a todos los países que se encuentra al sur de los Estados Unidos, así como la totalidad de las islas antillanas. Sin embargo, es evidente, que en muchas de ellas la población no posee una cultura propia heredada de la península Ibérica.
Particularidades de la América anglosajona y América Latina
Es notoria la diferencia entre América Anglosajona y América Latina, en el ámbito demográfico. Canadá y Estados Unidos presentan una urbanización muy alta desde hace muchos años; su población absoluta es de cerca 300 millones de personas, con un crecimiento natural lento (apenas del 1 por ciento anual), lo que representa un incremento de dos millones de personas por año; el 22 por ciento de la población menor de 15 años y el 12 por ciento de personas de 65 años o más; su esperanza de es vida de 75 años.
América Latina, con un crecimiento demográfico de 2.3por ciento anual, tiene cerca de 500 millones de habitantes, por lo que anualmente aumenta su población en cerca de 10 millones de personas; tiene una tasa de urbanización de crecimiento rápido, donde se han creado metrópolis inmensas, como las ciudades de México, Sao Paulo y Buenos Aires, rodeados de barrios o cinturones de miseria; el 40por ciento de la población de Latinoamericana es menor de 15 años, por el contrario, solamente el 15por ciento de los latinoamericanos es mayor de 65 años y la esperanza de vida al nacer es de precisamente 65 años. Pero el desarrollo del empleo no está a la altura del demográfico, sobre todo en el campo, lo que propicia un constante éxodo de la población hacia las ciudades o hasta otros países, como los Estados Unidos, en busca de mejores condiciones de vida.
U2004M024
Nueva York
En América, el grado de desarrollo económico y el nivel de vida tienen los contrastes más notorios. En el Norte prospera una economía industrial, cimentada en incesante progreso de la ciencia aplicada a la técnica, lo que proporciona ingresos para tener niveles de vida de los más elevados del mundo.
En Latinoamérica, la agricultura de productos alimenticios es de las más importantes, pero poco productiva; la ganadería, que en muchos casos es extensiva, está normalmente a merced de los elementos naturales como sequías e inundaciones, además de los vuelcos en los mercados internacionales.
Otro asunto es la exportación de materias primas, como productos agrícolas y minerales, que aportan menos ganancias en comparación con los productos industriales, y cuyos precios son establecidos en centros financieros de los países desarrollados.
La economía sigue siendo dependiente, tanto en el plano tecnológico como en el financiero. En los años ochenta, la enorme deuda externa hipotecó gravemente a economía de varios países latinoamericanos, como México, Brasil, Argentina y Venezuela.
Los organismos financieros impusieron duras políticas de austeridad, que los gobiernos aplicaron para superar la crisis, no obstante con un sacrificio de su población, principalmente de la clase proletaria, sobre la clase media, que en algún momento casi desaparece.
Esto a pesar de las protestas de las clases trabajadoras, varios de los gobiernos hasta parecen asociados con los organismos financieros internacionales como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional, que les ordenan y ellos simplemente ejecutan, sacrificando a sus pueblos, que en algunos casos se han rebelado cristalizado a menudo en sangrientas revueltas populares (Colombia, Argentina, "caracazo" de Venezuela).
Entre las tendencias de la economía hay que destacar la tendencia a la creación de zonas de libre comercio, con amplia reducción de aranceles. Las actividades agrícolas en Estados Unidos y Canadá son de alto rendimiento debido al uso de tecnología adecuada y a que la mayoría de las tierras son de riego.
La ganadería en Estados Unidos y Canadá también está tecnificada con altos rendimientos en carne y leche. En Latinoamérica la ganadería es de bajos rendimientos.
Los países más industrializados de América son Estados Unidos y Canadá, debido a sus recursos mineros y fuentes de energía. Los países menos industrializados son los que se localizan en Centroamérica y el Caribe.
De acuerdo con los indicadores socioeconómicos, Estados Unidos y Canadá, los dos países de América Anglosajona, están dentro del grupo de países desarrollados por su alto nivel de vida y desarrollo industrial y científico, y el resto de América, a los países subdesarrollados, con diferentes niveles de subdesarrollo.
U2004M026
Favela en Brasil
Como se puede apreciar, existen grandes diferencias entre estas dos Américas. Se encuentra en alto nivel la Anglosajona y, muy por debajo de ésta, la América Latina con un muy bajo lento desarrollo por su situación económica y social.
Población
Los primeros habitantes del continente, de acuerdo con las hipótesis más aceptadas, vinieron de Asia, a finales del paleolítico superior, probablemente por el estrecho de Behring. Se ha estimado que, a la llegada de los europeos, vivían cerca de diez millones de personas, cuyo grado de civilización difería a causa de la reclusión natural y de las distancias, que obstaculizaron la difusión de las técnicas.
Con el encuentro entre americanos y europeos, provocado por el descubrimiento colombino, la cultura autóctona americana fue relegada por el proceso de aculturación. Basándose en estudios de la geografía cultural, analizando la relación de la cultura americana con el medio natural, aparecen en el continente áreas culturales indígenas con rasgos característicos, además de distintas épocas, como los toltecas, los mayas, los incas o los aztecas.
Antes de la conquista por los europeos América estaba poblada por individuos del tronco racial amarillo, que según Eickstedt e Imbelloni, son del tipo amerindio, el cual se integra por los grupos étnicos siguientes:
• Subártidos, mejor conocidos como esquimales, de las costas del noreste de Alaska y Canadá.
• Plánidos, de las planicies de Norteamérica.
• Colúmbidos, del noroeste de Norteamérica.
• Sonóridos, del suroeste de Norteamérica.
• Pueblo–ándidos de la región de los pueblos de Estados Unidos, gran parte de México y los Andes Sudamericanos.
• Ístmidos, de la región ístmica de América Central y Colombia.
• Amazónidos, de las Antillas, Venezuela y la cuenca del río Amazonas.
• Láguidos, de las mesetas brasileñas.
• Pámpidos, del extremo meridional de Sudamérica y Tierra del Fuego.
Características y problemática demográfica.
U2004M027
Indígena americano
Aunque muy disminuidos en número por los efectos de la conquista, como las enfermedades, la esclavitud y, en algunos casos, el genocidio, esta distribución étnica en América sigue teniendo vigencia, como son actuales también los problemas de discriminación a los que son sometidos los indios en toda América, por parte de la población de origen europeo y hasta por los mismos mestizos.
Además de los indios y los europeos, existe una importante población de raza negra, de origen africano, y que proviene de la antigua economía de plantaciones esclavistas del sur de los Estados Unidos, las Antillas y noreste de Brasil, principalmente.
En Ibero América el mestizaje es tan común como en la mayor parte del mundo, pero en América Anglosajona las prácticas de discriminación racial, hasta la fecha, lo han hecho poco frecuente.
En muchos de los países latinoamericanos se hablan todavía idiomas autóctonos, pero el español se habla en una mayor extensión, el portugués es el idioma de Brasil; el Francés en la Guayana Francesa, Haití y las posesiones de Francia en las Antillas; además del inglés, que es la lengua de Belice, Guyana y los territorios del Caribe, que son o han sido colonias del Imperio Británico.
La mayoría de la población de Estados Unidos de América y Canadá es de origen europeo que habla inglés o francés, aunque tienen minorías de población india, así como un creciente número de inmigrantes, que han llegado en primera instancia de los países europeos, pero en los últimos decenios, se ha incrementado el arribo de población de América Latina, que habla el español como su idioma original.
En los demás países predomina la población mestiza de indígena y europeo; en Brasil y las Antillas hay mestizaje de origen negroide. Estos son países en desarrollo y su población tiene bajo nivel de vida en diferentes grados.
Economía
El continente americano presenta un claro desequilibro económico entre América del norte y Latinoamérica. Esta diferencia hace que el nivel de vida en América del norte sea unas ocho veces superior al de Latinoamérica. En 1958 con poblaciones muy parecidas América del norte representaba el 50por ciento del producto económico mundial, mientras que Latinoamérica representaba tan sólo el 7por ciento.
En una perspectiva dinámica, esta situación muestra que, mientras en el período de la segunda Guerra Mundial y su posguerra, a causa de la gran demanda existente de materias primas, el ritmo del crecimiento de la economía Latinoamericana era superior al de la economía mundial y de América del norte, con posterioridad a 1958 esta tendencia ha sido invertida. De esta forma en los últimos años se ha producido un retroceso económico de Latinoamérica respecto al desarrollo mundial y al de América del Norte.
Recursos naturales y desarrollo regional
Las condiciones geográficas y la existencia de recursos naturales influyen en la distribución de la población. La agricultura y la ganadería son actividades que sustentan en dos recursos naturales: agua y suelos fértiles. Estas actividades se realizan de manera contrastante en los países americanos. En Estados Unidos y Canadá la agricultura y la ganadería están altamente tecnificadas, en cambio en el resto de América es reducido el uso de la tecnología en tales actividades, por lo cual su producción es deficiente.
En América del Sur destacan Argentina, Uruguay y Brasil como grandes productores de ganado. Debido a los bajos rendimientos obtenidos en el campo, gran número de campesinos abandona sus tierras y emigran a las ciudades de su país y a Estados Unidos y Canadá.
U2004M028
Pesca en el Pacífico sur
La pesca está relacionada con la existencia de corrientea marinas. Las principales regiones pesqueras son el Labrador y Terranova, con bacalao y arenque; el Pacífico Norte, de Alaska a California, con salmón y atún; el Golfo de México; y el Pacífico Sur, Perú y Chile, con anchoveta.
Se explotan dos regiones naturales que son la selva y los bosques tropicales, así como los bosques templados y de coníferas.
Minería e industria
El mayor desarrollo industrial corresponde a Estados Unidos y a Canadá y se basa en sus abundantes recursos mineros y fuentes de energía.
La principal zona industrial de América se localiza alrededor de los Grandes Lagos, mientras que en el resto del continente hay un menor desarrollo industrial. En América Central y el Caribe hay industrias alimentarias y textiles. Los países de estas zonas son los de menor desarrollo industrial.
Estados Unidos y Canadá son países desarrollados con un alto nivel de vida ya que tienen alto desarrollo científico y tecnológico, una gran industria, alto ingreso per cápita, bajo crecimiento demográfico, infraestructura adecuada, así como bajo índice de analfabetismo y alta escolaridad.
En Latinoamérica, México, Brasil, Argentina, Uruguay, Chile y Venezuela, aún cuando están dentro del grupo de países subdesarrollados, ha alcanzado cierto grado de desarrollo industrial y en general sus condiciones de vida son mejores que los demás países latinoamericanos.
Los países que presentan mayor atraso socioeconómico son Haití, Bolivia, Nicaragua y Honduras. A pesar de estas diferencias, todos los países de Latinoamérica y el Caribe manifiestan las características del subdesarrollo.
América Latina en el cambio mundial
U2004M022
Araucaria chilena
En este nuevo escenario de cambio mundial, América Latina ha vivido una severa crisis económica, pero al mismo tiempo ha visto el final de las dictaduras y la inauguración de una nueva era democrática. Países como Brasil, Uruguay, Argentina y Chile que vivieron bajo regímenes autoritarios a veces por décadas enteras, recuperaron el mínimo democrático y consolidaron procesos electorales participativos y libres durante la década de los ochenta. En Paraguay, país de la dictadura más prolongada y la última en desaparecer, se celebraron elecciones en 1989, tras la caída de Alfredo Stroessner.
En lo económico, el período que se extiende entre 1980 y 1990 ha sido llamada por numerosos autores como "la década perdida", para señalar las consecuencias de la crisis de la deuda externa y la hiperinflación que afectaron a las naciones latinoamericanas, caracterizada, entre otras cosas, por el severo retroceso en el crecimiento económico que, de acuerdo con los informes de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), se redujo en la región a 1,2 por ciento anual en tanto, el producto por habitantes cayó hasta 10 por ciento o menos que el de una década atrás; la pobreza creció notablemente, al punto que, para 1989, el porcentaje de pobres en Latinoamérica se calculaba en 65 por ciento de la población, mientras que, en 1980, representaba el 9 por ciento de la misma.
Por otra parte, el fin de la Guerra Fría modifica la relación de la región latinoamericana con Estados Unidos, misma que se había caracterizado por la abierta intervención de aquel país en los asuntos políticos locales. En la medida en que la amenaza del comunismo deja de ser una tema central la política estadounidense hacia América Latina, la atención se desplaza hacia otros temas económicos y sociales. Entre ellos figuran de manera destacada los procesos electorales, como paso a la estabilidad política mientras que las cuestiones estratégicas se refieren fundamentalmente el narcotráfico y los problemas migratorios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada